Monthly Archives: August 2002

La violencia machista mata una mujer cada 34 horas

Un informe del primer semestre del 2010 de la Asociación Civil La Casa del Encuentro, a través de su Observatorio de Femicidios en Argentina “Adriana Marisel Zambrano”, indica que en estos seis meses fueron asesinadas 126 mujeres víctimas de la violencia de género. La cifra evidencia que en nuestro país se asesina a una mujer cada 34 horas por el sólo hecho de serlo, aterradora cifra que muestra un incremento de casi el 40% respecto al mismo período del pasado año.

Los datos corresponden al Informe de Investigación de Femicidios en Argentina que abarca el período del 1 de Enero al 30 de Junio de 2010, y han sido recopilados de las Agencias informativas Télam, Dyn y 120 diarios de distribución nacional y/o provincial, así como del seguimiento de cada caso en los medios.

Del total de feminicidios, 99 fueron cometidos en el círculo afectivo, mientras que los 27 restantes se habrían ejecutado sin vínculo aparente. Otro dato aportado es el de la edad de las mujeres víctimas, que oscila entre los 13 y los 65 años, con mayor prevalencia entre los 19 y los 50 años.

La estadística también da cuenta de la existencia de por lo menos 6 femicidios denominados “vinculados” de hombres y niños, categoría desarrollada por el Área de Investigación de la Asociación Civil La Casa del Encuentro, y que parte del análisis de las acciones del femicida para consumar su fin: matar, castigar o destruir psíquicamente a la mujer sobre la cual ejerce la dominación.

En la definición de femicidios “vinculados” se registran dos categorías: Personas que fueron asesinadas por el femicida cuando intentaban impedir el crimen o que quedaron atrapadas “en la línea de fuego”, y personas con vínculo familiar o afectivo con la mujer, que fueron asesinadas por el femicida con el objeto de castigar y destruir psíquicamente a la mujer a quien consideran de su propiedad.

“Ensañamiento y ferocidad”

El estudio revela además que la modalidad de estos asesinatos muestra “ensañamiento, ferocidad, planificación y la alevosía de los femicidas” y que 18 de las 126 víctimas fatales realizaron una denuncia previa contra su agresor, lo que implica que un 14% de los casos que concluyeron en un feminicidio durante este año fueron previamente denunciados ante la Justicia, sin que se tomara ninguna medida efectiva.

El informe presentado en el Salón San Martín de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, reveló asimismo el detalle de los casos por provincia, con prevalencia de Buenos Aires con 43 asesinatos, siguiendo en orden decreciente Santa Fe con 12, Córdoba con 11, Entre Ríos con 9, Misiones con 6, San Luis con 5, Ciudad Autónoma de Buenos Aires con 5, Santiago del Estero con 5, Mendoza con 4, Corrientes con 4, Chaco con 4, Catamarca con 3, Salta con 3, La Pampa con 2, Tucumán con 2, Río Negro con 2, Chubut con 2, Neuquén con 2, La Rioja con 1 y Formosa con 1.

En su presentación, la Coordinadora Ejecutiva de la Casa del Encuentro, Fabiana Túñez, denunció que el feminicidio “es una de las formas más extremas de violencia hacia las mujeres, es el asesinato cometido por un hombre hacia una mujer a quien considera de su propiedad”, denunciando de igual modo, las diversas modalidades de invisibilización de estos hechos, como ocurre en los ingresos a los hospitales públicos y los posteriores certificados de defunción que se emiten desde allí.

“Muchas mujeres ingresaron a los hospitales con evidencia de violencia sexista, pero al fallecer en sus certificados de defunción figura muerte por paro cardiorrespiratorio u otro causal, invisibilizando la violencia que generó el cuadro traumático”, explicó Túñez, al tiempo que reiteró el reclamo de la necesidad de estadísticas oficiales monitoreadas por la sociedad civil, así como la incorporación de la figura del feminicidio en el Código Penal, la pérdida automática y definitiva de la patria potestad del femicidia y la reglamentación de la Ley Nº 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sanciones y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que se desarrollen sus relaciones interpersonales.